No te pierdas el sorteo del libro!!!!! dedicado al oyente de El Tercer Planeta por el autor; envía un correo-e a nuestra casilla y en el asunto indica 3 últimas cifras de tu DNI, nombre y la palabra sorteo, se realizara durante el próximo programa, tenes tiempo hasta el viernes 27/10/2017; no importa donde vivas lo enviamos a cualquier lugar de nuestro planeta.

viernes, 20 de octubre de 2017

PROGRAMA Nº311 20/10/2017

EINSTEIN TENÍA RAZÓN

Por: Julio A. Guerrieri

Galileo Galilei fue el primer hombre que usó un telescopio para observar el cielo nocturno. También fue el primer hombre en utilizar el Método Científico Experimental, base de nuestra Ciencia actual. Pero unos de los aportes más importantes de Galileo fueron sus estudios sobre la gravedad que la representó como una aceleración sobre la superficie terrestre, (cosa que es cierta). Posteriormente Isaac Newton interpretó a la gravedad como una fuerza cuya intensidad depende de la masa de los cuerpos, (cosa que también es cierta). A principios del siglo XX Albert Einstein consideró a la gravedad desde otro punto de vista: un campo generado por la materia que deforma el espaciotiempo. La intensidad de este campo gravitatorio depende directamente de la cantidad de materia y del radio que posea el cuerpo que la produce. La gravedad es una de las cuatro fuerzas fundamentales de la Naturaleza y la única capaz de controlar el movimiento de cuerpos a grandes distancias. La Teoría General de la Relatividad de Einstein predice que todo cuerpo masivo produce ondas de gravedad modificando la geometría del espaciotiempo en su entorno. Pero si este cuerpo sufre un movimiento rápido o una aceleración, las ondas de gravedad producirán un tirón en el tejido espaciotemporal en el que se encuentra el observador. Podría interpretarse como las vías de un tren en un tramo recto donde las paralelas poseen una geometría euclídea. En una curva, ambas vías doblan, pero siguen paralelas entre sí. Una onda de gravedad produciría precisamente eso, pero el desvío podría ser muy pequeño, imperceptible a escala humana. La tecnología actual nos permite construir máquinas que son capaces de captar las pequeñísimas variaciones que las ondas de gravedad producen en nuestro entorno. Hace 130 millones de años, dos pulsares se fundieron produciendo ondas de gravedad sirviendo al Homo Sapiens de hoy para que conozca mejor el Universo.

Bienvenidos al 311º programa de EL TERCER PLANETA.

Y gracias por estar.


TITULARES


REFERENCIAS

MT = Materia – NCYT = Noticia de la Ciencia y la Tecnología – BBCM = BBC Mundo – NEO = Neofronteras – CO = Conicet – CP = Ciencia PLUS – ETN = Eso Top News – CX  = Ciencia Xataka – CN = Cosmos Noticias - MNP = Martín Navarro París (Corresponsalia de El Tercer Planeta) - RTSM= RT Sepa Mas. SINC=Serv.Infor.y Noti.Científico.


Qué es Planeterella y cómo ayuda a entender el misterio de la aurora polaris

El 9 de septiembre de 1898, los cielos de Londres, París, Viena y Roma se tiñeron de rojo y naranja, como suele ocurrir cuando las auroras se escapan de sus fronteras usuales y hacen una rara incursión en otras latitudes, donde la gente no está acostumbrada a su titileo. Para quienes creyeron que esos cielos ardientes presagiaban un desastre inminente, la noticia del día siguiente sobre el asesinato de la bella y amada Isabel emperatriz de Austria a manos de un anarquista italiano confirmó sus temores. El mismo evento celestial llevó al brillante científico noruego Kristian Birkeland a escribir el artículo que quizás no les servía de consuelo a los dolientes pero que dejaba claro que los colores del cielo no tenían nada que ver con lo que le había ocurrido a la emperatriz Sisi. Publicado en la primera página de Verdens Gang, uno de los principales diarios del país, "Manchas solares y auroras: un mensaje del Sol" fue la primera presentación al público general de su nueva teoría sobre las luces del norte. (Seguir Leyendo)

“Que esa clase esté Temperamentalmente inclinada al asesinato es una connotación importante que deberá tenerse en cuenta cada vez que se encare la lucha contra ella. No para duplicar sus hazañas, sino para no dejarse conmover por las sagradas ideas, los sagrados principios y, en general, las bellas almas de los verdugos”.

Rodolfo Jorge Walsh periodista y escritor latinoamericano, nacido en Argentina 

Detectados cañones bajo el hielo antártico

Es bien sabido que las barreras de hielo de la Antártida son cada vez más delgadas, pero recientemente un equipo de científicos ha descubierto, además, enormes cañones que atraviesan su interior, lo que podría debilitarlas aún más. Gracias a las misiones CryoSat y Sentinel-1 de la ESA se está arrojando nueva luz sobre este mundo escondido. La Antártida se halla rodeada por barreras de hielo que se extienden desde el manto continental y flotan sobre las aguas litorales. Desempeñan un papel importante de refuerzo de este manto de hielo, ralentizando eficazmente su avance hacia el mar.Por naturaleza, el manto de hielo que cubre la Antártida es dinámico, por lo que está en constante movimiento. En los últimos tiempos, sin embargo, preocupa el número de informes que advierten del adelgazamiento e incluso del derrumbe de las barreras flotantes, que hacen que se acelere el desplazamiento de la capa de hielo y, en consecuencia, la subida del nivel del mar. Aunque los científicos continúan analizando los cambios en la Antártida, monitorizando las grietas en la superficie que podrían indicar la desaparición de una barrera y estudiando cómo esos cambios afectan a la biología de las aguas litorales, también son conscientes de los dramáticos cambios que se están produciendo bajo la superficie, ocultos a nuestros ojos. Las barreras de hielo esconden en su interior enormes cañones invertidos, pero se sabe poco de su formación o de cómo afectan a la estabilidad del manto de hielo. (Seguir Leyendo)


La verdad nace como herejía y muere como dogma.

Umberto Eco, escritor y filosofo italiano



Saltos de resonancia en objetos distantes avalan el Planeta Nueve

Nuevas pruebas obtenidas por un investigador de la Universidad de Michigan, apoyan la existencia de un planeta que podría ser parte de nuestro sistema solar, más allá de Neptuno. Algunos astrónomos piensan que este presunto planeta, llamado Planeta Nueve, existe debido a la forma en que algunos objetos en el espacio, llamados "Objetos Trans-Neptunianos" o TNO, se 
comportan. Estos TNO son objetos rocosos más pequeños quePlutón que orbitan alrededor del Sol a una mayor distancia promedio que Neptuno.  Pero las órbitas de los más distantes de estos TNO, aquellos cuya distancia media desde el Sol es más de 250 veces más lejos que la distancia de la Tierra, parecen apuntar en la misma dirección. Esta observación llevó primero a los astrónomos a predecir la existencia del Planeta Nueve. Para que estos TNO estén alineados en las órbitas que actualmente ocupan debido a la influencia de Planet Nueve, dicen los astrónomos, habrían estado en el sistema solar durante más de mil millones de años. Sin embargo, algunos astrónomos piensan que en ese tiempo, algunos de estos objetos deberían haberse estrellado en otro planeta, arrojados al Sol o rebotados en el espacio por la fuerza gravitacional de otros planetas. (Seguir Leyendo)


La impresionante colisión de dos estrellas de neutrones que provocaron las ondas gravitacionales que predijo Einstein

La primera noticia de la colisión de dos estrellas muertas o estrellas de neutrones llegó a la Tierra 130 millones de años tarde. Científicos en Estados Unidos y Europa detectaron por 
primera vez las ondas gravitacionales generadas por este fenómeno en agosto. La luz y las ondas que produjo acaban de registrarse porque el fenómeno ocurrió a aproximadamente a un billón de kilómetros de la Tierra. Los investigadores confirmaron que de este tipo de fusión de estrellas surgió el oro y el platino que existen en el universo. Los observatorios LIGO en EE.UU. y Virgo en Italia detectaron el 17 de agosto estas ondas gravitacionales —fluctuaciones en el espacio tiempo predichas por Albert Einstein hace más de un siglo— generadas por este evento. Tras rastrear los primeros signos, los investigadores alertaron a otros telescopios alrededor del mundo, que también capturaron los detalles de la fusión. (Seguir Leyendo)


“MANUAL DE ASTROTURISMO” de Claudio Martínez, Vázquez – Mazzini Editores, 154 págs.


En una disciplina que uno ha dedicado gran parte su vida a estudiarla y disfrutarla, parecería extraño encontrar una obra que venga en auxilio de una parte de la observación del cielo que se mantenía ausente: el Turismo Astronómico. Claudio Martínez ha logrado plasmar en esta páginas todo un panorama que ayuda tanto a astrónomos amateurs como a Emprendedores que deseen invertir en aras de la divulgación de la madre de todas las ciencias. Desde consejos para cuidar la vista, manejos del telescopio, observaciones de los cuerpos del sistema solar, observaciones de estrellas fugaces y orientación en la esfera celeste, hasta la preparación de la observación nocturna, observación de satélites artificiales y nociones de fotografía astronómica. Un verdadero manual de permanente consulta y con un Apéndice muy completo e interesante. Una obra novedosa para el público latinoamericano de un autor que hace más de tres décadas que se especializa en la enseñanza y difusión de la astronomía. Excelente. JG