No te pierdas el sorteo del libro!!!!! dedicado al oyente de El Tercer Planeta por el autor; envía un correo-e a nuestra casilla y en el asunto indica 3 últimas cifras de tu DNI, nombre y la palabra sorteo, se realizara durante el próximo programa, tenes tiempo hasta el viernes 27/10/2017; no importa donde vivas lo enviamos a cualquier lugar de nuestro planeta.

sábado, 14 de julio de 2012

PROGRAMA Nº99 13/07/2012

APERTURA

LA LLUVIA DEL CIELO

Por: Julio A. Guerrieri

Hace 5000 millones de años una gigantesca nube de gas y de polvo se contrajo por acción de su propia gravedad y comenzó a originarse el Sol. Luego de formarse nuestra estrella quedó aún material suficiente como para formar varios planetas; los más cercanos pequeños y rocosos y los más alejados grandes globos gaseosos. Al principio, todo era un caos: los planetas no se formaron de repente, sino que existían miríadas de grandes bloques de hierro y roca llamados planetesimales que chocaban permanentemente entre si produciendo enormes fuentes de calor. A medida que se agrupaban la gravedad emitida por los cuerpos aumentaba y con ello se acercaban más planetesimales. Al cabo de millones de años calculados a partir de una Unidad Astronómica los cuerpos del joven Sistema Solar comenzaron a tomar una forma esférica a medida que sus superficies se enfriaban. Los elementos más pesados como el uranio y sobre todo el hierro se fueron al fondo, mientras que los más livianos como el silicio se situaron más externamente. Los líquidos, principalmente agua, se quedaron en la superficie y los gases formaron una capa en torno al nuevo planeta. Ahora que las superficies se estaban solidificando, los gases entraron en escena: un panorama dantesco se mostraba entre los incontables truenos y rayos cuya luz dejaba entrever una superficie en movimiento ondulante hasta el horizonte. Miles y miles de cometas continuaban cayendo con sus cargas de agua explotando por todos lados. La energía eléctrica producida en las capas atmosféricas cocía átomos y moléculas tanto orgánicas como inorgánicas. El vapor de agua mezclado con muchos compuestos de azufre y nitrógeno empezó a formar las primeras nubes que rápidamente se saturaron. Ocurrió entonces un fenómeno fundamental: nació la lluvia. Y estas primeras lluvias no fueron solamente de agua, sino de un cóctel de ácidos que bañaron a toda la Tierra durante cientos de millones de años. Por suerte, aún no había aparecido la vida.

En la actualidad, llamamos lluvia ácida a un fenómeno químicamente parecido, pero cuyo origen no está en la formación planetaria, sino en el hombre. Y debemos recordar que no estamos solos en este planeta: lo compartimos con plantas y animales y una lluvia ácida descontrolada puede alterar el delicado equilibrio de este pálido punto azul.

Bienvenidos al 99º programa de EL TERCER PLANETA

Y gracias por estar.


OBSERVAR EL CIELO A TRAVES DE LA RADIO

La propuesta de hoy, para nuestra seccion, es la observación de una conjunción de varios cuerpos celestes a ojo desnudo, el Domingo 15 de Julio en el horizonte noreste desde las 05:00 hasta las 07:00 donde ya la luz del crepúsculo matutino comenzara a extinguir el brillo de los componentes de este espectáculo del cielo. Estaran presentes La Luna, Júpiter, Venus y la estrella Aldebarán (Alfa de Tauro), también se puede agregar a las pléyades que se encontraran a la misma altura pero mas hacia el norte.





 
EL TEMA

¿Que es la lluvia acida?

Fuente: Wikipedia, la enciclopedia libre


La lluvia ácida es una de las consecuencias de la contaminación del aire. Cuando cualquier tipo de combustible se quema, diferentes productos químicos se liberan al aire. El humo de las fábricas, el que proviene de un incendio o el que genera un automovil, no sólo contiene partículas de color gris (fácilmente visibles), sino que ademas poseen una gran cantidad de gases invisibles altamente perjudiciales para nuestro medio ambiente.

Centrales eléctricas, fábricas, maquinarias y coches "queman” combustibles, por lo tanto, todos son productores de gases contaminantes. Algunos de estos gases (en especial los óxidos de nitrógeno y el dióxido de azufre) reaccionan al contacto con la humedad del aire y se transforman en ácido sulfúrico, ácido nítrico y ácido clorhídrico . Estos acidos se depositan en las nubes. La lluvia que producen estas nubes, que contienen pequeñas partículas de acido, se conoce con el nombre de "lluvia ácida".

 Para determinar la acides un liquido se utiliza una escala llamada pH. Esta varia de 0 a 14, siendo 0 el mas acido y 14 el mas alcalino (contrario al acido). Se denomina que 7 es un pH neutro, es decir ni acido ni alcalino.

La lluvia siempre es ligeramente ácida, ya que se mezcla con óxidos de forma natural en el aire. La lluvia que se produce en lugares sin contaminación tiene un valor de pH de entre 5 y 6.
Cuando el aire se vuelve más contaminado con los óxidos de nitrógeno y dióxido de azufre la acidez puede aumentar a un valor pH de 3. El zumo de limón tiene un valor de pH de 2.3. La lluvia acida con mayor acides registrada llega a un valor pH de
Consecuencias de la Lluvia ÁcidaLa lluvia ácida tiene una gran cantidad de efectos nocivos en los ecosistemas y sobre los materiales. Al aumentar la acidez de las aguas de ríos y lagos, produce trastornos importantes en la vida acuática. Algunas especies de plantas y animales logran adaptarse a las nuevas condiciones para sobrevivir en la acidez del agua, pero otras no.


Camarones, caracoles y mejillones son las especies más afectadas por la acidificación acuatica. Esta tambien tiene efectos negativos en peces como el salmón y las truchas. Las huevas y los alevines son los más afectados. Una mayor acidez en el agua puede causar deformaciones en los peces jóvenes y puede evitar la eclosión de las huevas.


La lluvia ácida también aumenta la acidez de los suelos, y esto origina cambios en la composición de los mismos, produciéndose la lixiviación de importantes nutrientes para las plantas (como el calcio) e infiltrando metales tóxicos, tales como el cadmio, níquel, manganeso, plomo, mercurio, que de esta forma se introducen también en las corrientes de agua.
 La vegetación sufre no sólo las consecuencias del deterioro del suelo, sino también un daño directo por contacto que puede llegar a ocasionar en algunos casos la muerte de la especie.

Las construcciones históricas, que se hicieron con piedra caliza, experimentan tambien los efectos de la lluvia ácida. La piedra al entrar en contacto con la lluvia acida, reacciona y se transforma en yeso (que se disuelve con el agua con mucha facilidad). También los materiales metálicos se corroen a mucha mayor velocidad.
La lluvia ácida y otros tipos de precipitación ácida como neblina, nieve, etc. han llamado la atención pública, pero esta los considera como problemas específicos de contaminación atmosférica secundaria; sin embargo, la magnitud potencial de sus efectos es tal, que cada vez se le dedican más y más estudios y reuniones, tanto científicas como políticas para encontrar soluciones al problema. En la actualidad hay datos que indican que la lluvia es en promedio 100 veces más ácida que hace 200 años.


¿Como podemos combatirla?


Hay que reducir las emisiones. La quema de combustibles fósiles sigue siendo una de las formas más baratas para producir electricidad, por lo tanto hay que generar nuevos desarrollos utilizando energías alternativas no contaminantes.
Los gobiernos tienen que gastar más dinero en investigación y desarrollar proyectos que tengan el objetivo de reducir la contaminación ambiental.
Hay que seguir avanzando en la producción de convertidores catalíticos para automóviles que eliminen sustancias químicas peligrosas en los gases de escape.
Se deben buscar fuentes alternativas de energía: Es necesario que los gobiernos investigen diferentes formas de producir energía utilizando energías renovables.
Se debe mejorar el transporte público para alentar a la gente a utilizar este tipo de servicio en lugar de utilizar sus propios automoviles.


El LIBRO

"ECOLOGÍA" de Ramón Margalef, Editorial Planeta, 253 págs.


Ecología es una palabra que comenzó a usarse públicamente a partir de los años setenta con la crisis del petróleo. Significa en latín: "estudio de nuestra casa" y el autor se encarga muy bien de hacerlo, porque en una sola obra logra amalgamar dos tendencias casi opuestas; el análisis crítico de los fenómenos naturales desde el punto de vista fisicoquímico y las estadísticas matemáticas para el desarrollo de modelos, junto con la comprensión de la interrelación de la biomasa con el medio ambiente. Ello dio origen a esta gran obra de permanente consulta, a manera de verdadero manual, tanto para el estudiante y el docente además del lector formado en estos temas. Margalef es uno de los fundadores del estudio científico de la Ecología de habla iberoamericana lo que da a este libro una jerarquía especial. JG

No hay comentarios:

Publicar un comentario