No te pierdas el sorteo del libro!!!!! dedicado al oyente de El Tercer Planeta por el autor; envía un correo-e a nuestra casilla y en el asunto indica 3 últimas cifras de tu DNI, nombre y la palabra sorteo, se realizara durante el próximo programa, tenes tiempo hasta el viernes 27/10/2017; no importa donde vivas lo enviamos a cualquier lugar de nuestro planeta.

viernes, 9 de junio de 2017

PROGRAMA Nº293 09/06/2017

LA VIDA, SIEMPRE LA VIDA

Por: Julio A. Guerrieri

Hace casi 4000 millones de años algo comenzó a vivir en la Tierra. Una época donde no había continentes. Donde no había océanos. Donde reinaba el caos y la violencia de acontecimientos naturales muy agresivos para algo que tenía que comenzar a sobrevivir. Las primeras bacterias la pasaron muy mal. Lluvia ácida, lava por todos lados, cráteres humeantes y calientes. Meteoritos de todos los tamaños cayendo a diario provocando un infierno ensordecedor y temblante que ninguna criatura actual hubiera soportado. Pero las bacterias eran muchas. Y se reproducían con gran rapidez. Había mucha comida. En este escenario apocalíptico sobrevivieron durante centenares de millones de años. Hasta que las cosas comenzaron a calmarse lentamente. La densa capa de gases en el cielo comenzó a desvanecerse. Hasta que día apareció por primera vez la imagen del Sol. Pero nadie estaba allí para verla. Las bacterias seguían alimentándose y reproduciéndose cada vez más. Llegó un momento en el que la evolución de la vida a través de la Selección Natural produjo organismos más complejos: las primeras células se agruparon para conseguir ventaja adaptativa y aparecieron los primeros tejidos que dieron lugar a los primeros animales pluricelulares. Esto dio comienzo a la explosión de la vida en el planeta azul. Océanos limpios, agua por doquier y plantas sintetizando la luz del Sol para producir alimento. Todo parecía un fantástico paraíso. Pero los cielos y la Tierra aún tenían muchas sorpresas mortales para la joven biosfera de este planeta en la zona de ricitos de oro. El corazón del planeta comenzó a temblar. Se abrieron los océanos. Los montes se corrieron de lugar. En otras épocas, del cielo vino la muerte. Llovían montañas como al principio. Luego todo volvió a la calma. Pero estos escenarios se repitieron cinco veces en la historia de nuestro mundo. Y la vida comenzó de nuevo. Siempre. Siempre. Ahora somos nosotros mismos quienes podemos producir la última y más mortal extinción. El Homo Sapiens, el más evolucionado, puede ser el último en ver la vida sobre su planeta.

Bienvenidos al 293º programa de EL TERCER PLANETA.
Y gracias por estar.


TITULARES



REFERENCIAS


MT = Materia – NCYT = Noticia de la Ciencia y la Tecnología – BBCM = BBC Mundo – NEO = Neofronteras – CO = Conicet – CP = Ciencia PLUS – ETN = Eso Top News – CX  = Ciencia Xataka – CN = Cosmos Noticias - MNP = Martín Navarro París (Corresponsalia de El Tercer Planeta) - RTSM= RT Sepa Mas. SINC=Serv.Infor.y Noti.Científico.

Explosiones de metano crearon cráteres masivos en el fondo del Ártico

Un nuevo estudio publicado en Science revela que cientos de cráteres masivos, de kilómetros de diámetro, en el lecho marino del Océano Ártico fueron formados por grandes explosiones de 
metano.  A pesar de que los cráteres se formaron hace unos 12.000 años, el metano --un potente gas de efecto invernadero-- todavía está filtrándose abundantemente desde cráteres en el fondo marino del Ártico.  "El área del cráter estaba cubierta por una gruesa capa de hielo durante la última edad (Seguir Leyendo)


La humanidad desaparecerá. Otras especies aparecerán y desaparecerán una tras otra. El cielo se volverá gélido y vacío, penetrado por la enfermiza luz de las estrellas moribundas. Que también desaparecerán. Todo desaparecerá. Y lo que hacen los seres humanos es tan falto de sentido como el libre movimiento de las partículas elementales.

Hedgar Phillips Lovecraft.  Escritor Norteamericano; seleccion de Martin Navarro Paris para El Tercer Planeta.


Las manos del neandertal limitaban sus trabajos artesanales

Unas falanges más cortas y unas manos menos habilidosas son las responsables de la ausencia de pequeñas herramientas de piedra en época neandertal, y no las deficiencias cognitivas ni simbólicas de los homínidos, como se pensaba. Así lo revela una investigación del Centro Mixto UCM-ISCIII de Evolución y Comportamiento Humano (España) tras la recreación de estas extremidades a partir de hallazgos arqueológicos. “Las manos de alguno de nuestros ancestros o coetáneos, como el Neandertal, fueron tan parecidas a las nuestras que nadie había sospechado que ahí podía encontrarse una diferencia crucial”, justifica Manuel Martín-Loeches, investigador del departamento de Psicobiología de la UCM. Mediante una reconstrucción de la mano del Neandertal, basada en diversos hallazgos arqueológicos, se determinó el grado de esfuerzo que para esta especie hubiera supuesto la fabricación de este tipo de industria. Los resultados, publicados en Journal of Anthropolological Sciences, revelaron que de las ocho posiciones manuales necesarias, seis suponían un tremendo estrés mecánico para la mano del Neandertal. (Seguir Leyendo)



Cierro los ojos para ver más hondo y siento que me apuñalan fría, justamente, con ese hierro viejo: la memoria.

Ángel González (1925-2008) Poeta español. 



Buscaban el planeta 9 y encontraron una enana marrón cercana al Sol

Una nueva herramienta de ciencia ciudadana para ayudar a encontrar nuevos mundos en los confines de nuestro sistema solar ya ha dado resultado: una enana marrón a unos 100 años luz del Sol.    Sólo seis días después del lanzamiento del sitio web 'Backyard Worlds: Planet 9' en febrero, cuatro usuarios diferentes alertaron al equipo científico sobre el curioso objeto, cuya presencia se ha confirmado desde entonces a través de un telescopio infrarrojo. Los detalles fueron publicados en.. (Seguir Leyendo)






Estamos al borde de una extinción masiva, pero a tiempo de evitarla

Las biodiversidad proporciona innumerables beneficios al ser humano, por lo que hay que fomentar la inversión en su protección. Imagine que un buceador se olvida del tanque de aire comprimido antes de lanzarse al agua, que un paracaidista hace lo mismo con su paracaídas antes de saltar, o que un montanero abandona su ropa antes de subir una montaña. Según un estudio de investigadores de University of Minnesota y de McGill University, eso es 
esencialmente lo que los humanos están haciendo según expandimos nuestra huella ecológica sobre el planeta sin prestar atención adecuada al impacto que esto tiene sobre otros seres vivos. Esto se debe a que dependemos de las plantas y animales para la obtención de comida, refugio, aire limpio, agua y muchas más cosas. Todas las acciones que realizamos que provocan que la vida de esos seres sea más difícil al final nos hará la vida más difícil a nosotros también. En un reportaje especial en la revista Nature, Forest Isbell (University of Minnesota) y Andrew González (McGill University) junto a investigadores de ocho países de cuatro continentes hacen notar además que no todo está perdido y ofrecen estrategias para dar la vuelta a la tortilla antes de que sea demasiado tarde. (SeguirLeyendo)


"COSMOS" de Carl Sagan, Editorial Planeta, 364 págs.

La obra de Sagan ha traspasado todas las fronteras del conocimiento al ser leída durante los últimos treinta años por una enorme cantidad de lectores de todo el mundo y de todas las edades. No es fácil opinar sobre una obra que abarca de una manera ó de otra todas las ramas de la Ciencia y que además se encarga de reivindicar numerosos hechos históricos que permanecieron ocultos a la opinión
pública durante muchos años. El lector debe estar preparado para una consecuencia de su lectura: es posible que se despierte en él, quizá oculta ó quizá desconocida, la verdadera vocación de su vida si es amante de la Ciencia. COSMOS es la obra escrita de la celebérrima serie homónima de TV de los años 80 y que fue traducida a varios idiomas y vista por millones de personas. Pero el libro posee una riqueza especial: uno puede volver sobre las argumentaciones de Sagan una y otra vez y comprobar a la perspectiva de la distancia en el tiempo, cómo muchas de ellas se van confirmando en la actualidad. Hechos y personajes, historias y tradiciones desfilan por sus páginas en áreas tan disímiles como Antropología, Medicina, Física, Filosofía, Química, Geología, Matemática, Paleontología, Sociología y por supuesto Astronomía, amalgamados todos en una coherente relación de relato que hace a la obra de una imperdible oportunidad de conocimiento que ningún lector debería dejar de aprovechar. COSMOS, la máxima obra de Sagan, además de haber sido reconocida mundialmente por la crítica por sus valiosos méritos, tendrá su merecimiento final el día que fuese al menos un texto de consulta en las escuelas de cualquier parte del mundo. Imperdible. JG. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario