No te pierdas el sorteo del libro!!!!! dedicado al oyente de El Tercer Planeta por el autor; envía un correo-e a nuestra casilla y en el asunto indica 3 últimas cifras de tu DNI, nombre y la palabra sorteo, se realizara durante el próximo programa, tenes tiempo hasta el viernes 27/10/2017; no importa donde vivas lo enviamos a cualquier lugar de nuestro planeta.

sábado, 1 de octubre de 2011

PROGRAMA Nº68 30/09/2011

APERTURA

HERMANOS ENTRE LAS ESTRELLAS

Por Julio Guerrieri

La búsqueda de vida inteligente extraterrestre (SETI) y la comunicación con tales civilizaciones si existieran (CETI) ha acaparado gran parte de la investigación de vanguardia en el ámbito astronómico del último medio siglo.

Desde las primeras hipótesis de Phill Morrison llevadas a cabo por Frank Drake en los años sesenta, los científicos no se han detenido en idear sistemas de búsqueda y comunicación con los “ET”, término publicitado en el mundo a través del cine por Steven Spielberg en su famosa película. Pero quien ha luchado hasta poner en peligro su propia reputación científica y se ganó un número no despreciable de enemigos intelectuales y formó en el mundo la escuela de SETI fue sin duda alguna Carl Sagan. Toda su vida soñó con seres viviendo entre las estrellas que compartieran el Cosmos con nosotros. Sagan pensaba en cómo sería su cultura, su filosofía, su religión y su Ciencia. Suponía que si hubieran pasado el peligro evolutivo de la autodestrucción, cosa que nosotros aún debemos como materia atrasada, se dedicarían a transmitir sus experiencias para ayudar a sobrevivir a otras civilizaciones. Sagan imaginaba los contactos entre distintas civilizaciones en nuestra propia galaxia. Estimaba que casi nunca habría dos civilizaciones que al encontrarse estuvieran en un nivel tecnológico parecido; seguramente una de ellas se atrevería a explorar en los últimos siglos a las estrellas más cercanas, mientras la otra podría estar visitando soles desde hace miles de años en gran parte de la galaxia. Su contacto sería sereno, curioso y enriquecedor para ambas y luego de algún tiempo cada una seguiría su camino. Hoy día ya son más los científicos que se atreven a hablar de estos temas no solo en público, sino escribir libros sobre ello.

Mientras tanto quizá en estos mismos momentos, nuestros cuerpos sean atravesados por una susurrante onda de radio proveniente del otro lado de la galaxia intentando que alguien ubique su frecuencia para decir fraternalmente “hola” y comenzar asi una nueva era para la Humanidad.

Bienvenidos al 68º programa de EL TERCER PLANETA.

Y gracias por estar.



OBSERVAR EL CIELO A TRAVES DE LA RADIO + EL TEMA:

Otras formas de buscar alienigenas

A continuación detallamos el texto completo del articulo publicado en Neofronteras sobre un trabajo del Profesor, Físico Paul Davies; como mencionamos durante el programa el tema es polemico y puede interpretarse como una incursión en la seudociencia; no es esta la linea editorial de nuestro programa, pero atento a regirnos siempre por el metodo científico experimental es razon tambien de reconocer que hay realidades que aun la ciencia no ha podido explicar convenientemente como por ejemplo la maquina de Antikitera o el Reactor Natural de la mina de Oklo en Gabon Africa entre otros.
Al razonamiento expresado por Paul Davies no se le puede interponer proposiciones del tipo “Es fundamentalmente basura”, según Norman Pace, al contrario si la ciencia exige tres comprobaciones para probar un evento cualquiera sea, también lo debe hacer por la negativa o sea demostrar que es imposible que la tierra haya sido visitada en el pasado por una civilización no proveniente de este planeta.
Luego del articulo hemos colocado unas imágenes correspondientes a objetos fuera de tiempo (OOPARTS) que nos parecieron interesantes para su análisis, haciendo click en el titulo se accede los sitios que brindan la información donde encontraran , fechas , ubicaciones, personas que intervinieron en los descubrimientos etc.., la cual puede ser chequeada en otros sitios, libros o articulos relacionados.

EL ARTICULO


Hay temas que en lugar de ser ciencia rozan la ciencia ficción y que además hay que tratarlos con cuidado so pena de que se interprete como pseudociencia o ufología. El asunto de posibles civilizaciones extraterrestres es uno de ellos. La revista New Scientist se ha hecho eco en una noticia de una propuesta heterodoxa sobre esta materia, que por diversión y capacidad de generar debate explicamos aquí. Hasta la fecha, todos los resultados son obviamente negativos en el sentido de existencia de posibles civilizaciones, pero, de todos modos, este tipo de temas nos puede ayudar a pensar sobre ciertos temas. Tradicionalmente la búsqueda de otras civilizaciones se ha hecho a través de programas como SETI, que buscan señales procedentes del espacio exterior, pero tras 50 años de búsqueda no se ha encontrado nada al respecto.
Quizás podemos pensar en otras posibilidades. Imaginemos que una civilización extraterrestre avanzada tecnológicamente hubiera visitado la Tierra hace millones de años, ¿que posibles pruebas, intencionadas o no, quedarían de dicha visita? Según Paul Davies, de Arizona State University, si tal cosa sucedió podemos buscar pruebas en nuestro propio planeta o incluso en nuestras propias células. Explora estas posibilidades en un artículo reciente. Los supuestos alienígenas podrían haber dejado hace millones de años algún artefacto que hubiera perdurado hasta nuestros días, sobre todo si esa fuera su intención. Pero algo del estilo de los monolitos de la película de 2001 hace tiempo que se habría erosionado o enterrado, así que no sería un buen candidato. Residuos de actividad minera podrían durar más tiempo, tanto si es en la Tierra como en la Luna o asteroides y una campaña geológica podría revelarlos. Otra posibilidad serían los residuos radiactivos. Así por ejemplo, el plutonio 244 tiene una vida de 80 millones de años y se presenta de forma natural sólo en cantidades minúsculas, así que su hallazgo podría ser una prueba de la existencia de tecnología nuclear en el pasado remoto. Quizás la manera más fácil de dejar el mensaje de “estuvimos aquí” sería codificarlo en el ADN no funcional de las células de ciertos seres. Así se podría haber introducido algún mensaje matemático, como una secuencia de números primos, que difícilmente tendría otra explicación que no fuera la mano de alguna civilización extraterrestre. Pero algunos microbiólogos dudan de la robustez del ADN no codificante para este menester, pues el mensaje sucumbiría a las mutaciones. De todos modos en 1978 un grupo de científicos japoneses exploraron esta posibilidad en el ADN del virus bacteriófago Phi X174 sin que encontraran pruebas de mensaje alguno. Davies opina que es una buena cosa estar alerta por si aparecen artefactos de origen extraterrestre, en particular en el espacio y en la Tierra. Seth ShostakMovie, del Instituto SETI, está de acuerdo, pero pone el énfasis en el espacio, en donde la erosión no los destruiría.
Según Norman Pace, de University of Colorado, el artículo de Davis es “fundamentalmente basura” (“mainly bullshit“). “Tengo fe en que hay un montón de biología allí fuera en el Universo, pero además creo en las limitaciones del viaje implícitas en la velocidad de la luz y en la vastedad del Universo”, añade.
Davies admite que su idea es un poco loca pero añade que tiene el beneficio de ser barata. El coste de exploración de los genomas ya secuenciados, dice por ejemplo, costaría muy poco, además de estar ya disponibles libremente en Internet. Aunque las posibilidades de éxito son muy remotas la posible recompensa sería muy grande, añade. Davies quiere más gente haciendo investigación de tipo SETI, pero en lugar de escuchar solamente posibles señales de radio desea que se haga además este otro tipo de investigación.

Copyleft: atribuir con enlace a http://neofronteras.com/?p=3593
Artículo procedente de NeoFronteras: http://neofronteras.com


Algunos de los objetos fuera de tiempo (OOPARTS)

Reactor Natural



Antikhitera



El Sputnik de Montalcino



El señor de Palenque



EL LIBRO

"CETI - COMUNICACIÓN CON INTELIGENCIAS EXTRATERRESTRES" de Carl Sagan, Editorial Sudamericana-Planeta, 376 págs.


La particular obra de Sagan viene nuevamente a la palestra a raíz de los nuevos modelos sobre formación y evolución de la vida en planetas extrasolares tipo terrestres. El reciente recuento de la sonda Kepler más los modelos recientes de planetas sobre estrellas tipo solar, nos acercan una vez más a esta obra de permanente consulta en especial por los sabrosos diálogos de sus protagonistas, eminencias en cada una de sus áreas. Para no perdérselo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario